El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EMPRESA

  • FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EMPRESA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EMPRESA

Antiguo asilo de san Juan Bautista

Año Construcción: 
1868
Situación: 

c/ Guillém de Castro 175

Autor: 
Sebastián Monleón Estellés
Intervenciones: 
Francisco Javier Bonilla Musoles, Miguel Pecourt García

Institución asistencial fundada por Juan Bautista Romero Almenar, acaudalado banquero y comerciante de la seda valenciana, que actualmente es sede de la Facultad de Ciencias de la Empresa. El edificio, del arquitecto Sebastián Monleón, muestra una arquitectura de un academicismo neoclásico muy marcado. Se estructura alrededor de dos patios ajardinados y porticados con pilares de fundición, uno para niños y otro para niñas, situados a ambos lados del eje central donde se encuentra la capilla de cruz griega. La construcción responde a los hábitos de la época: muros de cargas, forjados de vigueta de madera y cubiertas formando aguas sobre cerchas también de madera. Su perfil presenta un desarrollo horizontal presidido por la cúpula de la iglesia y sus fachadas mantienen la disciplina neoclásica con el repertorio habitual de elementos iconográficos y la utilización de piedra en el zócalo, ladrillo y paramentos enfoscados. Javier Bonilla y Miguel Pecourt son los arquitectos responsables de la respetuosa rehabilitación que, entre otros aspectos positivos, recuperó un cierre perimetral más permeable que sustituyó al alto muro que antes ocultaba parcialmente el inmueble. El edificio que cuenta con el máximo nivel de protección requirió una intervención que se planteó con un rigor constructivo adicional y que tuvo en cuenta, por un lado, el tratamiento conveniente de los elementos que se conservaban y, por otro, la adecuación y compatibilidad de los nuevos que se proyectaron.
(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)